Cortes de Castilla y León en Valladolid

El edificio que albergue la sede de las Cortes de Castilla y León no tiene por qué acoplarse a las normas de un plan parcial. No puede ser una operación de barrio. La construcción de la sede del gobierno regional ha de ser una referencia para toda la ciudad como lo eran los edificios civiles y religiosos de la antigüedad. La ciudad espera una pieza potente que sepa darle imagen y sentido. La simple trama urbana es hermosa pero incompleta, si no contiene en sí una pieza importante.

Planteamos un edificio organizado en forma de torres paralelas que nacen juntas e interrelacionadas. Se van individualizando a medida que toman altura y acaban retorciéndose y atrapando el espacio y la luz.
Cada torre acoge una de las partes del programa y explota las ventajas de la construcción en altura, que acelera las comunicaciones y evita las circulaciones infinitas a las que nos tienen acostumbrados los edificios administrativos.

Todo ello va construido en piedra granítica sin desbastar en grandes placas de suelo a techo. Estas placas se desplazan unas sobre otras dejando fisuras por las cuales se cuela la luz al interior del edificio iluminando todas las dependencias. La torre del Salón de Sesiones, es un enorme espacio a toda la altura con un lucernario lateral gigantesco como única entrada de luz.

2001